10 claves para los 100 primeros días de gobierno

100 dias gobierno

PAU CANALETA

El mito de los cien primeros días de gobierno

Todo gobierno cuando estrena un nuevo mandato empieza lo que popularmente se define como sus cien primeros días. Un periodo de “gracia” en la que la opinión pública está pendiente de los primeros pasos del nuevo gobierno.

Pero, por qué seguimos esta norma no establecida? ¿Por qué esperamos a concluyan los cien primeros días para juzgar al gobierno? Y, ¿por qué es tan importante este período de tiempo?

Todo se remonta al 4 de marzo de 1933 en Estados Unidos. Ese día, fue investido por primera vez, presidente de los Estados Unidos de América, Franklin D. Roosevelt.
El país se encontraba en el cuarto año de la crisis económica mundial a raíz del crack del 29. Él acuñó el concepto de los cien primeros días y durante este período de tiempo tomó todo tipo de medidas contundentes para intentar revitalizar la economía y acabar con la crisis económica.

A la mañana siguiente de ser elegido presidente ya estaba aprobando leyes de una gran trascendencia en el Congreso. Su actuación en estos cien días fue imprescindible para reactivar la economía estadounidense.

Y es que además –y eso el presidente lo sabía- la imagen del presidente Roosevelt que tienen los norteamericanos, se construyó durante esos cien días. Desde entonces, muchos líderes políticos han seguido los pasos de Franklin D. Roosevelt y han aprovechado el período de gracia para llevar a cabo aquellas acciones simbólicas que marcarán su mandato. Las acciones que más han contribuido a construir su imagen.

Pero, por qué son tan importantes los cien primeros días?

El período de algo más de tres meses que sigue a la toma de posesión de un nuevo gobierno, es el período de tiempo más efectivo que tiene un ejecutivo para comunicar al conjunto de la ciudadanía cuales son sus características y sus prioridades. Es decir para comunicar cómo es el gobierno y qué pretende hacer.

Para entender la importancia comunicativa de estos cien primeros días, hemos de partir de una premisa: a la mayoría de la gente, no le interesa la política. No sigue el día a día de la política, ni nacional, ni local, ni internacional. Las preocupaciones de la gente van por otros senderos: llegar a final de mes, estar con la familia o los amigos y distraerse con su equipo favorito. Es verdad que hay una minoría “enferma” de política y que está al día de todo, pero no deja de ser una minoría politizada. Al resto de la ciudadanía no le interesa especialmente el debate político.

Este desinterés por la actualidad política, se empieza a reducir a medida que se acercan unas elecciones importantes. No por qué la gente voluntariamente decida informarse del debate político sino por qué los medios de comunicación empiezan a informar con más esmero de la confrontación pre-electoral. En plena pre-campaña, las elecciones empiezan a estar presentes en los comedores de las casas.

A medida que avanza la campaña y la confrontación se recrudece, la atención de los medios y de los ciudadanos aumenta. Todos quieren saber cómo son los candidatos, qué piensan y qué proponen. El ciudadano medio no politizado, lo que quiere es construirse una idea sobre los candidatos en liza. Una idea simple y identificativa que le ayude a definirse en la tertulias de la calle y, a decidir su voto en la jornada electoral.

La noche electoral es el momento más álgido, con lo que a la atención de la ciudadanía se refiere.
Todos queremos saber, quién ha ganado y quien ha perdido. Pero toda esta atención hacia la política no desaparece de la noche a la mañana. Al contrario, se mantiene durante los primeros días del nuevo ejecutivo.
El interés de los ciudadanos no decae después de la noche electoral por qué aún no se han resuelto las incógnitas del nuevo gobierno: quien formará el nuevo ejecutivo? cómo son? Qué responsabilidades tendrán? Cuales serán las prioridades del gobierno? Qué estilo tendrá este?

Hay muchas incógnitas por resolver y la mayoría se resolverán a lo largo de estos cien primeros días de gobierno. En este período, el conjunto de los ciudadanos podrá hacerse una “idea” del nuevo gobierno –qué es y qué propone- y por tanto, podrá volver su atención a su cotidianidad alejada de la política. A medida que pasen los días, el interés disminuirá y los ciudadanos atentos, también. Hasta llegar a la normalidad al cabo de este periodo inicial de tres meses.

La imagen que se formen del gobierno los ciudadanos a lo largo de estos días, es la que se quedará en su mente a lo largo de toda la legislatura y con la que concurrirá a las urnas al cabo de cuatro años. Esta “primera impresión” es casi definitiva, ya que no hay nada más difícil que cambiar percepciones cuando estas ya están solidificadas en la mente de los ciudadanos.

Estos cien primeros días, son pues, claves para cualquier gobierno y para un gobierno con visión comunicativa, son un regalo del cielo. Aprovechar estos días, es construir la imagen del gobierno y sobretodo, empezar con buen pié la legislatura.

10 ideas para aprovechar este periodo para construir la imagen del gobierno

  1. Analiza detenidamente los resultados electorales. Fíjate de donde te han venido los votos

Lo más importante después de una elección es entender los resultados, y por ello tienes que analizar qué ha votado la gente. Has de analizar los resultados electorales de cada distrito.
Dedica tiempo y esfuerzo a observar de dónde te han venido los votos, ya que seguramente, las conclusiones que obtengas serán tu referencia en los próximos años.
Es importante saber también el
 por qué el electorado ha votado lo que ha votado. Seguramente, nosotros tendremos una explicación, pero esta será subjetiva. Necesitamos una explicación objetiva para analizar la motivación del voto. Y esto sólo lo podemos hacer preguntando a los protagonistas. Unas encuestas confirmarán o refutarán tu hipótesis.

  1. Analiza bien tus promesas en campaña y establece prioridades

Aunque quizá no seas lo suficiente consciente de ello, tu programa electoral es un compromiso con los ciudadanos, y las promesas electorales que has anunciado en plena campaña son el máximo exponente de este compromiso. Son promesas que has de cumplir. Elabora un informe con los principales compromisos a cumplir en los próximos cuatro años. Establece prioridades entre tus promesas y las acciones que estén programadas o las que te verás obligado a realizar. Prioriza y calendariza las promesas electorales que piensas cumplir en los próximos años.

  1. Crea un equipo de transición con personas que conozcan la institución

Desde la llegada al gobierno hasta la completa familiarización del funcionamiento de la administración acostumbran a pasar unos cuantos meses. Unos meses que no tenemos. El nuevo equipo de gobierno ha de ser capaz de familiarizarse con la institución en la mayor brevedad de tiempo posible. En pocos días, hemos de conocer la situación interna actual –finanzas, pagos, proyectos en curso, etc- de la institución ysu funcionamiento.
Por este motivo, es necesario tener a una persona que se haga responsable de la transición del gobierno saliente al gobierno entrante. Esta persona ha de ser alguien de la máxima confianza del candidato o del partido y con experiencia de gobierno.

  1. Intenta tener gestos conciliadores con el anterior gobierno

Haz todo lo posible para crear un buen clima político durante el arranque del nuevo gobierno. Lo más importante, es no recriminar nada al gobierno saliente. Pero con esto no basta, necesitamos hacer gestos conciliadores más evidentes.
El objetivo de esta decisión es evidente: crear un clima político que nos garantice un inicio de mandato sosegado.

  1. No tomes ninguna decisión que provoque rechazo en una parte importante de la ciudadanía

Todo cambio político genera ilusión, pero también desconfianza. Es evidente que en la mayoría de la población, provoca esperanza, ya que si no, tu propuesta política no habría triunfado. Pero es más que probable que una parte de la población tenga miedo al cambio. Y eso es normal. Aunque no sean tus votantes, sé consciente de que es más que posible que este sentimiento corra por una parte de tus representados.

Ellos, más que nadie, estará atentos a las decisiones que tomes para comprobar si se confirman sus miedos o por el contrario, estos no tienen fundamento. Apuesta por esta segunda opción. Sé muy prudente en estos primeros días con las decisiones que tomes. No tomes ninguna decisión que sepas que puede dividir a la ciudadanía. Intenta contentar a tu electorado con decisiones que no dividan.

  1. Ejecuta aquella acción que has prometido hacer nada más llegar al gobierno

Aprovecha los cien primeros días para ejecutar tus promesas de campaña. Tu ya sabes cuales son aquellas acciones simbólicas que tienes que hacer y que sintonizan con buena parte de la ciudadanía. Sobretodo, con la mayoría de tus votantes. Hazlo durante este período.
Pero además, piensa en la escenificación de este cumplimiento de promesa: ¿Cuando lo harás? ¿dónde lo harás? ¿con que orden? ¿con que formato? ¿cómo lo comunicarás?
Piensa que son actos simbólicos que van más allá de la propia acción. Construyen tu imagen y la de tu mandato: cumplimiento, credibilidad, coherencia, confianza.

  1. Visualiza el cambio de gobierno más allá de las caras: cambia de espacios, convocatorias, tipografía

El cambio que representa el nuevo gobierno ha de visualizarse desde el primer día y hemos de asegurarnos que es percibido por todos nuestros conciudadanos. Por tanto, no es suficiente con el cambio de caras que garantiza el cambio de gobierno, ni con el cambio de políticas y prioridades, que tardan su tiempo en percibirse totalmente. Has de utilizar todos tus recursos para comunicar el cambio que supone la entrada del nuevo equipo de gobierno.

Intenta romper las inercias propias del cargo abriendo nuevos escenarios de comunicación.
Piensa dos o tres cambios en la manera de relacionarte con los ciudadanos y con los medios de comunicación, que visualicen claramente que hay un gobierno nuevo con ideas nuevas, que suponen un cambio respecto al anterior.

  1. Toma las decisiones duras del mandato

Si crees que tendrás que tomar decisiones impopulares por el bien de la ciudad, hazlo a lo largo de estos tres primeros meses de mandato.
Durante estos primeros cien días, tu y tu gobierno estáis aún en estado de gracia. Eso significa que tanto los medios de comunicación cómo el conjunto de los votantes, no están muy dispuestos a juzgar tus primeras acciones con dureza. Serán benévolos. Quieren observar vuestros primeros pasos y dar una oportunidad al nuevo gobierno.
Tampoco los partidos de la oposición serán muy agresivos. Ellos son conscientes se vuestra situación y tampoco querrán transmitir la imagen de que les cuesta digerir los resultados electorales. Estas circunstancias difícilmente se volverán a repetir a lo largo del mandato. A medida que pasen los meses, es posible que la ciudadanía sea más crítica con aquellas decisiones que no les gusten y seguro que los partidos de la oposición, habrán encontrado su lugar y querrán hacer honor a su nombre. Así que si has de tomar una decisión impopular, que sea en estos cien primeros días. Eso sí, que esté bien argumentada, si no, no servirá de nada.

  1. Define tu visión de la ciudad y sintetízala en un mensaje

Si te has presentado a las elecciones será por qué tienes un proyecto de presente y de futuro para tu ciudad.

¿Cual es tu visión de la ciudad? ¿Hacia dónde debe orientarse? ¿Cuáles son sus objetivos estratégicos? ¿Qué ha de priorizar para conseguirlo?
Responde a estas preguntas y define tu visión de la ciudad, tu futuro deseable. Es imprescindible para que la ciudad avance.

El liderazgo es la construcción de esta visión y conseguir sumar esfuerzos a ella.
Una vez hayas definido y escrito tu visión, sintetízala en un mensaje. Explícala y haz partícipe de ella a toda la población.

  1. Haz un gesto mediático con -mensaje implícito- durante la toma de posesión

Aprovecha la ocasión. Piensa mediáticamente. Ten presente que la toma de posesión del nuevo cargo, es un marco ideal para comunicar tu mensaje, más allá de las palabras. Tienes el escenario perfecto para poder escenificar tu mensaje.

Piensa en un gesto eminentemente mediático para tu toma de posesión. Un gesto que represente tu mensaje y que simbolice la prioridad del mandato.

En los próximos días aparecerá la versión catalana del libro bajo el 
título “Cent dies, una imatge” de la Editorial UOC. Este artículo es un 
pequeño anticipo.

 

Pau Canaleta es consultor en comunicación política. Profesor de comunicación en varias universidades españolas. Autor de los libros sobre comunicación política "La estrategia electoral", "Explícate con una historia" "100 días, 1 imagen". Estratega en muchas campañas electorales y gobiernos.  http://www.paucanaleta.com
Descargar PDF
Ver el resto de artículos del número 3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *