Entrevista a Jaume Duch

Jaume Duch

Jaume Duch Guillot, es el portavoz del Parlamento Europeo, cargo que asumió en julio de 2006 como puesto interino, y desde julio de 2008 como posición permanente.

En calidad de portavoz de la Eurocámara, Duch responde ante los medios de comunicación acreditados en Bruselas en materias referentes al Parlamento Europeo como institución. Suele dirigir ruedas de prensa sobre las actividades que realiza la Eurocámara, es el encargado de gestionar posibles crisis de comunicación y sirve de apoyo al presidente del Parlamento Europeo en sus relaciones con los medios de comunicación. Para llevar a cabo estas tareas trabaja en estrecha colaboración con los eurodiputados, el Gabinete del Presidente y el Secretariado General. Asimismo, ocupa el cargo de director de Medios de Comunicación, departamento encuadrado en la Dirección General de Comunicación del Parlamento Europeo. La dirección incluye el servicio de prensa, la unidad encargada de la comunicación en línea de la institución, los servicios audiovisuales y la televisión online 'EuroparlTV'.

 

¿En qué estado se encuentra la UE tras la aprobación, por parte del pueblo británico, de la salida del Reino Unido de la Unión Europea? ¿Han vencido los euroescépticos?

Tras la sorpresa inicial ante un resultado que muy pocos esperaban la Unión Europea ha reaccionado como debía: mostrando respeto por la decisión tomada por una mayoría de británicos y pidiendo al gobierno del Reino Unido que reduzca al máximo el período de incertidumbre que se ha abierto al comprobarse que los partidarios de salir de la Unión Europea no tenían ningún plan de recambio previsto y que pueden pasar meses antes de que decidan qué modelo de relación con la Unión Europea propugnan. Por su parte la Unión tiene que convertir esta situación en una oportunidad de relanzamiento de aquellas políticas y acciones que habían quedado frenadas estos últimos años, en parte por la oposición del Reino Unido.

 ¿Cree que esta salida tendrá un efecto contagio en otros Estados, si es así, en cuáles? ¿Se ha roto el sueño de unificación de Europa?

Paradójicamente, frente a lo que temíamos, el resultado del referéndum y las primeras consecuencias del mismo están sirviendo más de vacuna contra posibles contagios que de acicate de los mismos. Todas las encuestas indican un aumento de los partidarios de permanecer en la UE, incluso en países con altos porcentajes de euroescépticos. La crisis política en que se sumió el Reino Unido al día siguiente del referéndum y la falta de modelos sustitutivos ha puesto de relieve que con todos sus defectos la Unión Europea es mucha mejor opción que cualquier otra.

 ¿Cree que se será duro con las condiciones del ‘brexit’ para impedir que otros países puedan pensar en dejar la UE? ¿Será un escarmiento?

Sí, ya se está siendo, aunque sea en guante de seda. De entrada es importante que la UE y sus Estados miembros estén dejando claro que no habrá negociaciones formales o informales hasta que empiecen a contar los plazos previstos en el famoso artículo 50 del Tratado. También es importante que se separen las dos negociaciones: la de salida (artículo 509) y la de la futura relación bilateral entre el Reino Unido y la UE (que según el Tratado no empieza hasta que el Reino Unido no haya abandonado la UE). Por último, el mensaje de que las cuatro libertades son un paquete indivisible es fundamental para evitar que un país, el que sea, obtenga derechos sin asumir obligaciones.

Está claro que la decisión del Reino Unido traerá consecuencias políticas en el seno de la UE, pero ¿hasta qué punto la situación afectará al desarrollo del proyecto político del actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker? ¿Se paralizarán los grandes proyectos como el Digital Single Market, interconexiones energéticas, etc.?

No, no creo que esos proyectos se paralicen. Al contrario, pienso que algunos de ellos se agilizarán. Gran Bretaña ha sido siempre un socio difícil, con posiciones muchas veces muy duras. No tenerlo en la mesa de negociación puede facilitar algunas cosas, aunque no hay que olvidar que otros países solían esconderse detrás del Reino Unido. Ahora tendrán que asumir más visibilidad.

 ¿Cómo se organizará el Parlamento Europeo con la presencia de los eurodiputados británicos dentro de la cámara? ¿Es lógico que éstos sigan participando del funcionamiento normal de la cámara cuando su país ha decidido salir fuera de la UE? ¿Qué plazos existen en este sentido?

Mientras no se active el artículo 50, con el que se inicia el procedimiento de salida, no cambiará nada, al menos desde el punto de vista jurídico. Una vez se active, los diputados seguirán siéndolo hasta el último día de pertenencia del Reino Unido a la Unión, pero habrá que reflexionar sobre el sentido y la lógica política del hecho que diputados de un país que está marchándose participen en la toma de decisiones de los que se van a quedar. Esa misma reflexión tendrá lugar en el Consejo y en la Comisión y es imaginable pensar que las decisiones en las tres instituciones sean coherentes entre sí.

A nivel presupuestario, el Reino Unido era uno de los grandes aportadores netos de la UE con alrededor de 10.000 millones de euros al presupuesto comunitario. ¿Qué medidas correctoras deberá de tomar la UE ante el desequilibrio que puede provocar la falta de esta aportación?

Es difícil contestar a esa pregunta sin saber cuál será el modelo de relación futura entre la Unión y el Reino Unido, porque alguno de los modelos posibles implica transferencias de fondos a la Unión. En cualquier caso, las reglas sobre financiación de la Unión Europea incluyen mecanismos de revisión, por ejemplo el “mid term review” previsto para el presupuesto multinanual 2013-2020, que puede ser la primera oportunidad, casi inmediata, de reajustar gastos y prioridades.

 

Descargar el PDF
Ver más artículos del monográfico 1: Brexit