Hollande: ‘Discours du Bourget’

Francois Hollande, Socialist Party candidate for the 2012 French presidential election, waves at the end of a political rally in Le Bourget near Paris January 22, 2012. REUTERS/Benoit Tessier (FRANCE - Tags: POLITICS ELECTIONS)

REUTERS/Benoit Tessier

ALEJANDRO PESO

François Hollande no es Mitterrand. No lo era antes ni lo es después de llegar a la presidencia. Pero el 22 de Enero de 2012 en Le Bourget de París, podríamos decir que el espíritu del François Maurice Mitterrand se apoderó del cuerpo de François Gérard Hollande, haciendo que un hombre acusado de un liderazgo débil y una ausencia total de capacidad de decisión, se convirtiera en el firme candidato de los socialistas franceses a la presidencia del Elíseo.

Un candidato fuerte, dispuesto a ganar, con ideas y un programa bajo el brazo, un candidato que representaba a Francia, que creía en construir una Francia sostenida por su “sueño republicano”. Hollande venía a “Presidir la República”, como repetía en muchas ocasiones durante el discurso.

Si lo analizamos por partes, Hollande redactó (porque sí, lo escribió él mismo) el discurso en dos tiempos: en el primero para construirse a sí mismo, y el segundo para construir el cambio de Francia, dejando el terreno preparado para unir las dos ideas en un solo relato: Hollande será el constructor de “le changement” de Francia.

Se construyó a sí mismo a través de las figuras de Mitterrand, de Jospin, de Obama o de Kennedy (incluso de Shakespeare!); se construyó a sí mismo a través del relato histórico de Albert Camus o de la izquierda francesa. Construyó a Francia dentro de Europa, sostenida en los valores de la justicia, la igualdad y la esperanza.

Tanta repercusión tuvo su discurso de apertura de campaña, que esta estaría marcada por ese día en Le Bourget, incluso en su primer año de gobierno del Elíseo se le recordaría por este día. Citado como uno de los mejores discursos de los últimos años, causó tanto revuelo que incluso fue usado para el video principal de su campaña, y que os recomiendo, por supuesto.

“Cada nación tiene su alma. El alma de Francia es la igualdad. Fue por la igualdad que Francia inició su revolución y abolió ciertos privilegios en la noche del 4 de agosto de 1789. Fue por ello que el pueblo se alzó en junio de 1848. Fue por ello que la Tercera República estableció la educación obligatoria. Fue por la igualdad que François Mitterrand fue elegido en 1981.Es por esta igualdad por la cual debemos luchar y por la cual debemos ofrecer a los franceses el cambio”.

Se puede encontrar el discurso, en francés y español, en http://beersandpolitics.com/discursos/. El spot puede verse en http://www.dailymotion.com
Alejandro Peso es Politólogo (Universidad de Santiago de Compostela), cinéfilo pasional y estudioso de la palabra política.
Descargar PDF
Ver todos los artículos del número 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *