La influencia de los Súper PAC

SuperPACs

RUBÉN RODRÍGUEZ

Mucho se ha escrito ya sobre la victoria de Donald Trump y, aunque aún es pronto para extraer conclusiones definitivas, hay algunas cuestiones sobre las que se pueden hacer lecturas que, sin duda, serán tenidas en cuenta a partir de ahora. Una de ellas es la financiación de las campañas de los candidatos en la carrera hacia la Casa Blanca.

Y es que la victoria de Donald Trump ha roto moldes y ha puesto en cuestión algunos de los grandes mitos sobre las campañas en Estados Unidos. Uno de ellos es que una mayor recaudación de fondos es un factor indispensable para llegar a la Casa Blanca. Sin embargo, en esta ocasión no ha sido así, ya que los fondos obtenidos por Trump para financiar su campaña en comparación con los de Clinton han sido notablemente menores. Según datos difundidos por la organización Center for Public Integrity, la campaña de la candidata demócrata obtuvo, mediante aportaciones externas, 631 millones de dólares, frente a los 271 conseguidos por Donald Trump. Esos fondos provienen tanto de aportaciones individuales como de los comités de acción política, los conocidos como PAC (Political Action Committee, por sus siglas en inglés) o los súper PAC.

Y es, precisamente, la figura de los súper PAC la que ha sido objeto de una gran polémica desde que en 2010 el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictara una sentencia por la que las empresas podían aportan tanto dinero como quisieran a las campañas de los candidatos.

Pero, ¿qué es un súper PAC y por qué han estado en el ojo del huracán? Un súper PAC es una organización que se dedica a recaudar dinero para destinarlo a apoyar a uno u otro candidato. De esta forma, cualquier empresa puede participar en esta organización y destinar todos los fondos que desee a las campañas. Sin embargo, el problema y el origen de la polémica no es ése –que cada empresa u organización pueda aportar el dinero que considere–, sino la falta de transparencia, ya que los súper PAC no están obligados a informar sobre la procedencia de esos fondos.

De hecho, en las primarias demócratas, los súper PAC fueron objeto de duras críticas por parte de Bernie Sanders, que pidió directamente su supresión y acusó a su rival Hillary Clinton de acceder a fondos de Wall Street a través de ellos.

¿Cuándo surgen los súper PAC?

Los súper PAC surgen en el año 2010 tras una sentencia del Tribunal Supremo en la que se abría la puerta a que grupos independientes pudiesen recaudar fondos de forma ilimitada, destinados a los candidatos, sin revelar el origen de ese dinero.

Hasta esa fecha, la financiación de las campañas era muy restrictiva y las aportaciones que una empresa podía realizar a una campaña estaban limitadas por la legislación.

Sin embargo, con la sentencia conocida como “Citizens vs. United”, el Tribunal Supremo abrió la puerta a que las aportaciones a la campañas fueran ilimitadas, ya que, según el Alto Magistrado norteamericano, había que primar la libertad de expresión que viene recogida en la primera enmienda a la Constitución de Estados Unidos.

En esa sentencia, el Supremo norteamericano dictaminó asimismo que los súper PAC no están obligados a revelar el origen de los fondos, siempre que no actúen en coordinación y cooperación con los candidatos, ni formen parte de su equipo de campaña.

¿Por qué surgen los súper PAC?

Esta sentencia tiene su origen en la campaña de las presidenciales de 2004 que enfrentó al entonces presidente George W. Bush con el candidato demócrata y hoy secretario de Estado, John Kerry.

En 2004, el cineasta Michael Moore acababa de estrenar su documental Fahrenheit 9/11 y durante la campaña electoral se emitieron numerosos anuncios sobre esta película que atacaba de forma muy dura a George W. Bush.

En ese contexto y bajo el argumento de que esos anuncios eran una campaña en contra de la reelección de Bush, los republicanos, agrupados en la organización Citizens United, presentaron una queja ante el Comité Electoral Federal, que la rechazó.  Así las cosas, los republicanos respondieron cuatro años después y crearon una productora televisiva que realizó un duro documental contra Hillary Clinton que, por aquel entonces, se enfrentaba a Barack Obama por la candidatura demócrata a las presidenciales de 2008. El documental titulado Hillary, la candidata era un duro alegato contra Clinton y se promocionó con una intensa campaña en televisión. Sin embargo, el Comité Electoral Federal obligó a paralizar los anuncios al entender que eran una campaña en contra de Hillary Clinton.

Por ello, Citizens United reaccionó elevando este asunto al Tribunal Supremo, que decidió a favor de esta organización. En la sentencia, el Supremo norteamericano alegó que había que premiar la libertad de expresión y permitir que se pueda dedicar el dinero que se quiera a una causa.

Como consecuencia de esa sentencia se crearon organizaciones que podían financiar campañas a favor de uno u otro candidato con aportaciones de fondos ilimitadas, siempre que esas organizaciones no estén relacionadas con los propios candidatos. Son los conocidos como súper PAC.

Protagonistas de las campañas

Desde entonces, los súper PAC han venido siendo uno de los protagonistas de las sucesivas campañas que se han celebrado en Estados Unidos y también el origen de un intenso debate, llegando incluso a ser uno de los ejes de campaña de Bernie Sanders en su carrera hacia la candidatura demócrata para las elecciones de 2016.

En las elecciones de 2012, las aportaciones de los súper PAC a las campañas de Barack Obama y de Mitt Romney ascendieron a más de 300 millones de dólares. Y en las últimas elecciones, los fondos aportados por los súper PAC a las campañas de Donald Trump y Hillary Clinton ascendieron a 260 millones de dólares. De ellos, 201 millones dirigidos a apoyar la campaña de la candidata demócrata y 59,1 millones a la del recién elegido presidente, según los datos que maneja la cadena Bloomberg.

Pese a que a lo largo de estos años siempre se había llamado la atención sobre la influencia que los súper PAC podían tener en el resultado de las elecciones de Estados Unidos –se consideraba que quien obtenía más fondos, lograría la victoria–, en esta ocasión no ha sido así. Precisamente, la financiación y la influencia de los súper PAC han sido uno de los grandes mitos que ha quedado cuestionado con la victoria de Donald Trump.

Cabe, por tanto, preguntarse si en las próximas elecciones que se celebren en Estados Unidos, los súper PAC y su recaudación volverán a ser determinantes en el resultado final.

Rubén Rodríguez es socio de MAS Consulting Group (@rubenmarcos)
Descargar el PDF
Ver el resto de artículos del monográfico Estados Unidos