Serie: “Show me a hero”, hacer política SÍ que importa.

Show-me-a-Hero

SERGIO JIMÉNEZ

Todo amante fetén de las series, o aquel que quiera parecerlo, debe esperar una serie de David Simon, padre de la archiconocida (y no tan vista) The Wire. Así que la unión entre el antiguo periodista, muy interesado en la realidad política y social americana, con Paul Haggis, director de la polémicamente premiada Crash, aborda una historia real y poco conocida de la política americana.

“Show me a hero” es una serie que abarca prácticamente todos los debates y temas de la Ciencia Política (menos las relaciones internacionales). La historia parte de la situación de Yonkers en Estados Unidos, donde, en 1987, una sentencia judicial obliga al municipio a construir viviendas de protección oficial en diversos distritos adinerados en lugar de hacerlo en guetos, tal y como era práctica habitual. Ante la resistencia de los vecinos, y aprovechando la voluntad de cumplir la sentencia del alcalde en cargo, un joven político, Nick Wasicsko (interpretado por Oscar Isaac), promete recurrir la sentencia, lo que le llevará a ganar las elecciones. Lamentablemente para él, esa promesa no la puede cumplir por la presión del propio juez y esto marcará su vida política y personal. No cuento más, porque hacerlo sería spoilear esta serie que merece ser vista.

A lo largo de esta historia podemos ver un esbozo del sistema político local estadounidense, menos conocido que el federal, y muy diferente del europeo. Mandatos electorales de dos años, asignación por distritos, Guerrimandering, relaciones entre minorías y mayorías políticas marcan el terreno de juego de la historia.

Resulta muy interesante la separación entre las instituciones democráticas (el municipio de Yonkers) y el poder judicial y la importancia suprema que se da en Estados Unidos al cumplimiento de las sentencias judiciales, tema tan de moda en España. Curiosamente la promesa del candidato Yonkers no es no cumplir la sentencia (algo que ni siquiera piden los vecinos más radicales y a lo que nos hemos habituado en España), sino el recurso de la misma. Esta relación hace que veamos cosas tan atípicas como ver a un juez revisar un plan urbanístico para comprobar el cumplimiento efectivo de su sentencia.

Otro tema muy relevante en la política actual es la tensión entre el mandato imperativo, el representativo y el cumplimiento de las promesas electorales. Alguien decía en Twitter que la premisa de la serie era la de la presidencia de Rajoy o Tsipras: prometer algo que no van a poder cumplir para ganar y tener que aplicar otro programa. La historia plantea como esta decisión afecta a toda la comunidad política, vecinos, cargos y partidos.

Las relaciones de género son otro tema que, sin ser tocado en primer plano, sí se aborda de manera clara. Si bien la acción política es mayoritariamente cosa de hombres (salvo una recuperada Wynona Rider) son mujeres las principales víctimas de la exclusión social y beneficiarias de las políticas públicas. El retrato de la espiral de la exclusión, de los problemas de encontrar apoyos para salir de ellas y la oportunidad que supone la acción pública retrata la necesidad y utilidad de las políticas de integración.

Y es que en esta serie, si de verdad hay algo que reconcilia al espectador con la política, no es, desde luego, el paisaje humano que retrata, sino la importancia de la acción pública para cambiar y mejorar la sociedad. “Show me a hero” no sólo es la historia de cómo se implementa una política pública por encima de las adversidades políticas, sino de cómo una política pública puede hacer cosas importantes si se acompaña de determinación y compromiso. Se trata de explicar por qué realmente la política, más allá de los grandes discursos, tiene la capacidad de responder a los desafíos que plantea la sociedad.

Con todo y con eso, no se trata de un retrato ni fácil ni amable. A lo largo de todos sus episodios no sólo se retrata el coste personal de hacer lo correcto en política, lo que realmente retrata su título. Igualmente no retrata un final absolutamente feliz, sino que habla también de cómo el círculo de la exclusión social es lo bastante fuerte como para hacer fracasar las oportunidades y la mejor voluntad.

En resumen: “Show me a hero” es una serie que explica la política en casi todos sus niveles y aspectos y de su importancia de cómo afecta a la vida de las personas, a través de conflictos básicos de este mundo. Esto lo hace huyendo de retratos idílicos y fáciles, retratando no sólo la complejidad de la vida de los responsables públicos, sino de la más urgente: la de las personas que se ven afectadas por la acción pública, para bien y para mal. Podríamos decir que, la moraleja de esta historia es que hacer política sí que importa, pero supone un coste a veces inasumible.

 

Sergio Jiménez es politólogo por la Universidad Complutense de Madrid
Descargar en PDF
Ver el resto de artículos del número 7
  .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *